Rudy2's Multilingual Blog

Just another WordPress.com weblog

TESTIMONIO James Henry GRAF (IN ENGLISH+EN ESPAÑOL)

leave a comment »

Testimonio de James Henry Graf

Traducido por Rudy Andria con la autorización del autor.

You may read full details of James’s case in English at http://www.angelfire.com/nj/jhgraf/
http://www.freedrive.com/folder/177784 click onover 450 TORTURE CASES from the AMERICAS.doc”
then on DOWNLOAD

Copyright © James Henry Graf, 1998-2006

Aquí está Como Todo esto Sucedió

Introducción

La mayoría de nosotros crecieron pensando en los Estados Unidos como una nación de honor y de decencia. Puestos en presencia de la bioquímica no ética y de las experimentaciones de radiación de las primeras décadas, atribuimos su falta de humanidad al racismo predominante y a la inquietud de la Guerra fría que ya hemos ciertamente sobrepasado. Las excusas del presidente (ex presidente, por lo menos) crean una ilusión de reforma, pero son puros negocios como de costumbre. Las prácticas actuales, sobre todo las que se producen bajo el abrigo de “seguridad nacional” no son ni reveladas a plena luz ni sometidas a examen. Como la República Popular de China, los Estados Unidos, de hecho, se conformen con lo que el ex-Presidente Clinton llamó ” el revés de la historia”. Esta nación no hace nada para cumplir – y rebeldemente y contumazmente viola – los tratados de derechos humanos internacionales a los cuales se ha hecho un partido estatal .

Aquí está como ocurrió todo. En los primeros años de la Administración de Reagan, cuando la lucha contra el terrorismo ” (1) y la guerra contra la droga reemplazaron los derechos humanos como prioridades tanto en la política extranjera como en la doméstica, el personal fue cambiado entre agencias, enturbiando las fronteras de la autoridad y de la responsabilidad. Esto permitió a agentes domésticos de aplicación de la ley ejercer poderes no constitucionalmente suyos en nombre de “la seguridad nacional”. La policía, de turno o no de turno, dentro o fuera de sus jurisdicciones, comenzó a pensar y actuar como agentes secretos en una misión de espía secreta o una operación militar. A la inversa, los militares y agentes secretos fueron capaces de realizar “operaciones ilegítimas encubiertas” justificadas como “asunto de policía”, contra civiles americanos. Los ciudadanos se convirtieron en sujetos. Los sujetos se convirtieron en sospechosos. Los sospechosos se convirtieron en enemigos.

Los elementos más abusivos, antidemocráticos en las comunidades de aplicación de la ley por militares, o por los servicios de inteligencia empezaron a destacar. Las violaciones vergonzosas de los derechos individuales (2) evocadores de las opresiones anteriores de COINTELPRO (3) eran el resultado inevitable e intencional. La época de la “cualquier vieja excusa está bien” nació, y sigue hasta este día.
La privatización y la movilización de la comunidad, además, proporcionaron un grado de denegación, liberando los perpetradores de la represión estatal – en sus propias mentes, al menos – de un cualquier sentido de responsabilidad conforme a la Constitución. De repente, investigadores privados de pacotilla revelaban nombres y se reclamaban de “la seguridad nacional” cuando violaron la intimidad, la dignidad, y los derechos constitucionales de sus conciudadanos. Dispositivos de vigilancia de alta tecnología y archivos secretos se cayeron en las manos de vigilantes fanáticos de linchamiento de muchedumbre empeñados en prácticas de “limpieza social”, resueltos a “conseguir algo” de la gente que no les gustó.

Aunque la participación y el encubrimiento sean de los dos partidos politicos, la participación del Partido Republicano en el programa de persecución-y-tortura de América es intensa y deplorable. Parece que el problema haya comenzado con “los Nazis de Nixon”, los fascistas de Europa del Este, siendo muchos de ellos colaboradores activos del Tercero Reich, que el Partido Republicano importó durante los años 1950 y los años 1960 como organizadores políticos en “la comunidad étnica” para neutralizar el voto democrata pesadamente judío (4). Esto era justo un aspecto de un fenómeno más grande que incluyó el empleo de agentes secretos nazis y de científicos por militares estadounidenses y por la novata CIA (5).Por muchos años, algunas personas muy poderosas en América, ejerciendo la autoridad y poseyendo el conocimiento inaccesible al ciudadano medio, o aún al diputado medio, han mostrado una ideología y un código de conducta proveniendo directamente de la Alemania nazi.
Lo que tenemos aquí es el terrorismo estatal semiprivatizado, tal como practicado en El Salvador, Guatemala, Haití, Colombia, y en otra parte. Los Estados Unidos de América, la democracia líder más vieja del mundo, el poder militar y económico preeminente en el mundo, hacen la guerra contra su propia gente.

Una Agencia con un Programa Secreto.

Mi experiencia personal es ilustrativa. En marzo del 1975, me hice empleado del Departamento de Higiene Mental del estado de Nueva york. Un año más tarde, en parte en respuesta a escándalos respecto a acontecimientos en la Escuela Estatal de Willowbrook, el Estado reorganizó mi departamento, separando la Oficina de Salud mental que trata con pacientes psiquiátricos, de la Oficina de Retraso mental y de Hándicaps del Desarrollo, para los cuales trabajé. El Estado de Nueva York tiene una larga historia de experimentación con sujetas humanos en condiciones que no alcanzan consentimiento informado, con consecuencias que son a veces dolorosas y de vez en cuando fatales. En 1953, conforme a un contrato secreto con el Departamento de defensa, mi agencia administró un derivado de mezcalina a un hombre llamado Harold Blauer, que había entrado en el Instituto Psiquiátrico del Estado de Nueva York por depresión después de un divorcio. Sus doctores le dijeron que el tratamiento era experimental. No le informaron que él era un conejillo de Indias en un experimento estatal diseñado para probar drogas halucinogenicas como armas de guerra. La última inyección lo mató. Su antigua esposa se puso de acuerdo con el estado, pero su descendiente presentó una demanda, que vino antes de la defunta Jueza Constance Baker Motley en 1987. Jueza Motley concedió a los demandantes más de 700,000 dólares en una decisión que documentó ” una conspiración de 20 años ” para ocultar la verdadera causa de la muerte de Harold Blauer (6). Se puede legitimamente preguntarse cuántas otras conspiraciones hubieran podido existir que nunca salieron a la luz.

Los años 1970 vieron el escándalo en Willowbrook, que implicó, junto con el abandono reprensible y el almacenamiento de clientes retardados, la infección deliberada de individuos entrantes minusválidos con el antigeno de la Hepatitis B , aparentemente para conducir estudios controlados de la enfermedad (7). Los experimentos con procedimientos de consentimiento inadecuados, como permitir a parientes o amigos íntimos dar el consentimiento para el tratamiento doloroso o peligroso de enfermos mentales, siguieron al menos hasta mediados de los años 1990 (8). La experimentación con frecuencia tiene alusiones siniestras. No obstante la constitución, las leyes, y las reglas , a menudo parece que aquellos que conducen estos experimentos consideran que los “mentalmente incompetentes” no tengan ningun derecho que ellos deben respetar.Aunque, sólo Dios sabe, yo no tenga ningún acceso a los archivos, sospecho atrocidades múltiples, implicando experimentaciones de armas químicas, bacteriológicas, y electromagnéticas.

Un lugar de trabajo humanitario se convierte en una Jerarquía de Espías.

Durante años, mis antiguos patrones disfrutaron del contacto frecuente con agencias de aplicación de la ley y agencias de inteligencia, incluso los militares. Mi lugar de trabajo en los años 1980 se convertió en un semillero de actividad de inteligencia encubierta. En línea con las políticas de la Administración Reagan, estas fuerzas se concernieron principalmente por los “enfrentamientos contra el terrorismo” y “la guerra contra las drogas”. Su definición del “terrorismo” era suelta, por no decir más. (9). El amplio paraguas del “terrorismo” cubrió actividades pacíficas, humanitarias como aquellos del Comité En Solidaridad con la Gente de El Salvador (CISPES). El Movimiento de Santuario que trató de salvar a refugiados salvadoreños de la repatriación involuntaria y de la muerte casi cierta , igualmente cayó bajo sospecha.
La persecución por la Administración Reagan de personas y organizaciones que se oponen a sus políticas en América Central implicó el escrutinio considerable de la universidad católica de graduados de América (soy de la Clase del 1964). El Senador Tom Harkin, que obtuvo su grado de leyes en la Escuela Colombus de Leyes de la Catholic University of America (CUA) en 1972, era sujeto de una investigación del FBI (10). Jack Elder del Movimiento de Santuario, que había sido un amigo y un hermano mío de la fraternidad de la Sigma Pi Delta, estaba entre aquellos procesados por tratar de ayudar a refugiados (11).
Un detective privado derechista y el antiguo agente de la CIA del Texas, Philip Mabry, guardaron archivos sobre la gente en contra de las políticas americanas en América Central. ¡su Organización fue llamada (note la ironía) “Americanos para los Derechos humanos y la Justicia Social”! En 1984, con la sugerencia del Coronel Oliver North (del notorio escándalo Contragate), Mabry escribió una carta al Director del FBI William Webster en la cual acusó a varios grupos e individuos de tener conexiones comunistas. Entre los mencionados en esta caza de brujas McCarthista habían las actrices Susan Anspach (una compañera de clase mía ) y Susan Sarandon (quién fue a la Universidad Católica después de que nos graduemos, pero quién había crecido en mi estado natal, Nueva Jersey).
La carta fue tomada en serio. El 27 de diciembre del 1984, Mabry recibió una respuesta del asistente del Director del FBI Buck Revell que le aseguró de que “sus preocupaciones y comentarios serán examinados con suma atención.” (12).
En 1982, yo había participado en una manifestación de Jersey City en Nueva Jersey contra la ayuda militar estadounidense al Salvador patrocinada por CISPES (13). Yo había firmado una petición contra la política estadounidense contra Nicaragua. Yo también estaba en la lista de correo de “All Peoples Congress”,una organización que a Philip Mabry no le gustaría en absoluto. Cuando aquella manifestación hubo lugar, yo era miembro de un jurado de acusación del Condado de Hudson, en New Jersey que oyó las acusaciones contra al menos dos policías de Nueva York detenidos en mi estado. Thomas Duffy, el Acusador Especial del Estado de Nueva York presentó a mi comité estos casos de mala conducta de la policía .
Nunca yo tuviera éxito en la obtención del acceso a los archivos pertinentes del gobierno. Todavia, estoy razonablemente seguro de que yo estaba bajo vigilancia en aquel tiempo. Yo también era víctima de acoso, de trampas y de estratagemas en las carreteras que podrían haber sido instigados por el gobierno.
Mi lugar de trabajo en 75 Morton Street en Greenwich Village de Manhattan servía de lugar de organización para las acciones tempranas en ” la guerra contra las drogas.” Los administradores allí se asociaron con frecuencia con la policía. En 1985, el Sargento Richard Pike y el Oficial Jeffrey Gilbert del 106 Precinct de Queens en Nueva York fueron acusados de haber usado armas eléctricos que atontan para torturar a un individuo sospechoso de posesión de marihuana doce años antes (14). Como yo sabía que el Acusador Especial William Dowling planeaba examinar el asunto, le escribí una carta el 15 de mayo de 1985, relatando que yo había visto a ambos sospechosos fuera de su propio recinto en mi lugar de trabajo, relacionarse con el Director de Educación , Rocco Menta. Los señores Pike y Gilbert fueron mas tarde condenados por asalto y coacción.

Reducción del personal por medio del Chantaje y de la Persecución.

Todo esto se produjo en el contexto de “reducción del personal “.En 1983, mi nombre estaba en una lista de empleados del estado de New York vapuleados sin piedad con el fin de despedirles. Luego el 1 de abril de 1983, el Director de mi establecimiento, Maurice D. Halifi, me escribió una carta que me informaba que, en consecuencia de las conversaciones entre el Gobernador [Mario Sr. Cuomo] y la Legislatura, habría cambios en los métodos que hay que utilizar en la realización de las reducciones de personal, “incluyendo la dependencia debida a la usura. Su carta del 27 de abril de 1983 declaraba: “el plan revisado todavía le concierne, pero el resultado difiere de lo que fue expuesto en nuestra carta precedente. Esto es para informarle que con el plan revisado, será necesario revalorizar sus derechos potenciales y sus ventajas si quiere mantener su empleo con el Estado.” ¡Así mi empleo permanente dependía de mi voluntad de renunciar a ciertos derechos y ventajas no indicados! Retrospectivamente, parece que el derecho a la intimidad en mi propia casa formaba parte de tales derechos. Nunca renuncié ni a este derecho ni a otros.
A lo largo de los años 80, los administradores notoriamente poco escrupulosos de mi agencia usaron todo el poder e influencia a su disposición para eliminar a empleados que no les gustaban. Investigaciones de “estilo de vida” obscenamente intrusas, e increíblemente extensas se convirtieron en un instrumento administrativo potente para la reducción de personal por intimidación,chantaje y puestas en lista negra. Chantajearon a al menos una de mis colegas para que deje su trabajo.
Aunque yo no sea miembro de CISPES o de Santuario, mis empresarios, queriendo desembarazarse de este ortofonista izquierdista utilizaron sus contactos en las agencias federales, públicas y municipales para concentrarse aún más sobre mi persona. Aunque esto constituya una reacción revanchista ilegal en consecuencia de mis denuncias de ilegalidades y de mi queja federal para mis derechos civiles ante el Departamento americano de Salud y de los Recursos Humanos, ninguna autoridad nunca llevó ante la justicia a los criminales. Corrompieron sin vergüenza a personas, agencias y organizaciones, pero gozan a pesar de todo de una impunidad total.
Cuando no podían desenterrar verdaderas pruebas, ” los investigatores ” las inventaban sencillamente. Las reivindicaciones “de seguridad nacional” y “asuntos de policía” aseguraron la cooperación universal y el secreto. El proceso es prácticamente idéntico al sistema de descreditación psiquiátrica que prevaleció en los últimos días de la Unión soviética (15). En evaluaciones secretas, la información personal, por lo general inventada u obtenida de modo criminal, es presentada a un panel de autoridades, con vistas a producir un caso de incompetencia mental o de infamia moral.
Estos “procedimientos de Star Chamber o Cámara Estrella” * no son simplemente extrajudiciales. Quieren el mal y el crimen. No hay ninguna apariencia de proceso en debida forma. Pruebas inventadas, documentos falsificados, fotos trucadas y falsos testimonios son más la regla que la excepción. Los objetos de tales “evaluaciones” no son informados, antes o después del hecho, no tienen ningún medio de presentar pruebas, de hacer preguntas a los testigos o de hacer una declaración. No pueden examinar, obtener, o corregir los expedientes, que sin embargo son difundidos ilegalmente a mucha gente y a muchas agencias con intención delictiva y malévola.

Los que participan en este proceso se sienten extraordinariamente superiores:hipocritas, presumidos, arrogantes. Para ellos nuestros derechos son crímenes, y sus crímenes son derechos. Muestran una conciencia diabólica que se deleita en la injusticia obscena y tiende hacia el máximo mal, procurando de modo deliberado castigar al inocente, recompensar al culpable, hacer del sabio un imbécil, corromper el derecho y transformar la ley misma en un instrumento del crimen. Como un culto de proceso tripartito desde los años 1960 (16), parece que son personalidades múltiples sintéticas, capaces de cualquier cosa, mandando con desprecio a aquellos que consideran inferiores, siendo ellos mismos sumergidos en la perversión. Aunque su tecnología sea del siglo XXI, estarían más a gusto en el siglo XIII. Les he llamado “El Ultimo Medieval”.
Mis denuncias éticas y mi resistencia ante estas prácticas inconstitucionales pusieron mi estatuto de molestio al de enemigo ante los ojos de mis empresarios. Con la instigación de los funcionarios del estado de New York y sus socios, los Estados Unidos llevan la guerra contra mí – conflicto de baja intensidad, si usted quiere – por lo menos desde el 1984. Un aparato de vigilancia que emite radiaciones ionizadoras se convirtió en arma para la destrucción de mis sistemas de inmunidad y reproducción. (17).
Víctima de robos innumerables para las cuales no existe ningún recurso jurídico, desde hace años soy envenenado por armas químicas y biológicas. Las personas cómplices de mis empresarios apuñalaron a mi perro en mi propio patinillo en 1987. El año siguiente, el Estado me despidió de mi trabajo después de una audiencia de arbitraje disciplinario “exparte” anormal a la cual no podía asistir porque estaba demasiado enfermo y a la cual mi sindicato se negó a presentarse en mi nombre. El mismo día, la OCR (Oficina para los Derechos Civiles) del Departamento Americano de la Salud y de Los Recursos Humanos rechazó mi queja por represalias ilegales (Número de registro 02-86-3057), poniendo toda la responsabilidad sobre mi presunta actitud negativa hacia mis superiores. La OCR rechazó mi recurso de apelación de esta decisión.

En el 1989, el Consejo de Relaciones de Empleo Público del Estado de Nueva York rechazó sin audiencia formal mi acusación de práctica injusta contra el Estado y el sindicato (Número de expediente U-10571), luego también rechazó mi recurso de apelación , sin ninguna audiencia. En octubre del mismo año, ” un accidente ” sospechoso destruyó mi coche apartado con toda legalidad en un aparcamiento oficial. El experto en siniestros de los seguros trató de imponer mi firma en forma de “procuración” que mencionaba un número de serie erróneo del coche. Tal artimaña habría podido enviarme a la carcel para dos años. Cuando le dí el número correcto, el experto en siniestros me envió el segundo formulario con el mismo número de serie incorrecto. Yo persistía en negar. Me envió entonces el tercer formulario, con un número de serie diferente pero todavía incorrecto. El Servicio de los Seguros de New Jersey no encontró nada anormal. Esporádicamente desde el 1985 y continuamente desde septiembre de 1987, los agentes gubernamentales y sus socios me hacen sufrir el infierno sobre tierra del “Purgatorio Privado de Marlin Fitzwater”  – el acoso electromagnético, la vigilancia y las tecnologías de telepatía. ” Las voces ” repulsivas y anónimas me atormentan y me degradan sin tregua. Los venenos bioquímicos me debilitan y las armas de control del proceso biológico perturban las funciones somáticas. No hay ningún recurso conforme a la ley – ninguna fuga, ningún rescate, ningún alivio. Mi propio Partido Demócrata no hizo nada – absolutamente nada – para ayudarme. Los funcionarios del New Jersey de ambos partidos políticos me negaban repetidas veces la igual protección de las leyes de mi estado natal y no quieren hacer nada para proteger mis derechos conforme a la ley federal. ¡ El senador (antiguamente miembro del Congreso) Robert Menendez, qué fue a escuela con mi sobrino y que estaba de tú y por tú con mi difunta hermana hasta no se dignó responder a mis cartas! Las organizaciones no gubernamentales me ignoran o me insultan. Es una nación que rehusa rendirse a la evidencia, una nación en la que la hipocresía y la despreocupación reinan en dueños absolutos. Es intolerable. Los derechos humanos, basados en la dignidad inherente de la persona humana, se aplican a todos los individuos, sin distinción.
Un refrán nigeriano dice: “no saber es malo; no querer saber es peor; no esperar es impensable; no preocuparse es imperdonable.”
¡ Estemos todos dispuestos a saber !
¡ Atrevámosnos todos a esperar !
¡ Preocupémosnos todos de cada uno de nosotros !

Notas del autor

1. En su primera conferencia de prensa como Secretario de Estado del presidente Reagan el 28 de enero de 1981, Alexander Haig declaró explícitamente que “el terrorismo internacional reemplazará a los derechos humanos.”

2. Ross Gelbspan, “Robos con Fractura, Amenazas de muerto y FBI” (Boston: South End Press, 1991).

3. Brian Glick, “La guerra entre nosotros” (Boston: South End Press, 1989).

4.John Loftus y Mark Aarons, “La Guerra Secreta Contra los Judíos” (St Martín’s Press, 1994).

5. Linda Hunt, “Programa Secreto” (Nueva York: St Martín’s Press, 1991).

6. “El juez descubre que el Ejército causó la muerte de un paciente en experimentaciones secretas de guerra química”, Star-Ledger, Newark, New Jersey, miércoles, 6 de mayo de 1987, p. 5.

7. Primero aprendí de esto por medio de un boletín de noticias departamental en el 1975 o a principios del 1976. Otras fuentes lo han confirmado ampliamente desde entonces.

8. “Un Orden judicial de Nueva York pone fin a algunas investigaciones en psiquiatría,” New York Times, 27 de diciembre de 1996, p. A1.

9. Gelbspan, pps 87-95.

10. Gelbspan, p. 152.

11. Robert Tomsho, “El Movimiento de Santuario americano” (Austin Texas: Texas Monthly Press, Inc, 1987), pps 137-143.

12. Gelbspan, pps 185-188.

13. “Protesta y dura critica hacia El Salvador”, The Dispatch,Hudson and Bergen Counties, Nueva Jersey, lunes, 22 de febrero de 1982, p. 3.

14. “Dos policias de Nueva York detenidos por tortura de un adolescente con arma que atonta ,Star-Ledger, Newark, Nueva Jersey, el 23 de abril de 1985, p. 10.

15. “Cuando la Justicia Es Sólo Otra Forma de Locura: Historiales clínicos en Psiquiatría soviética,” New York Times, el 24 de enero de 1988.

16. Maury Terry, “El Mal Último” (Doubleday & Company, Inc, 1987).

17. Mi tentativa más reciente de obtener igual protección de la ley federal respecto a estos atroces asaltos era mi carta del 30 de enero de 2005 al Ministerio de Justicia. Aunque enviada de mis correos locales, la carta nunca alcanzó su destino. En cambio, alguien la deslizó bajo mi puerta a las 3h00 de la madrugada el 26 de febrero de 2005. Las copias enviadas a la Procuraduría estadounidense en Newark, New Jersey y a la policia de Perth Amboy del New Jersey no han recibido ninguna respuesta.
—————————————————

Notas del traductor

* “Star Chamber” = Cámara Estrella
any arbitrary tribunal dispensing summary justice.
cualquier tribunal arbitrario que dispensa justicia sumaria.

Ver http://www.neoliberalismo.com/evolucion.htm (en español)

http://legal-dictionary.thefreedictionary.com/star+chamber+proceedings 

Los juicios de “Cámara Estrella”: cualquier acción judicial o cuasi judicial, un proceso y una audiencia que violan los estándares del debido proceso de tal modo que un requirente que aparece en los procesos no puede obtener una audiencia justa.
El término viene de un gran cuarto con un techo decorado con estrellas en el cual las audiencias secretas del Consejo de Estado y los jueces se encontraban para determinar el castigo adecuado para la desobediencia a las “leyes” del Rey Henry VIII de Gran Bretaña (1509-1547). Cuando los juicios arbitrarios, injustos y predeterminados enviaron a los acusados a la Torre de Londres , el término “Cámara Estrella” se convirtió en sinónimo de injusticia e ilegalidad de la corte.
En la historia americana moderna el mejor ejemplo de juicios de “Cámara Estrella” era la conducta del Comité de Actividades No Americanas del Congreso (1938-1975) que usó su poder subpoena para intimidar a ciudadanos haciéndoles preguntas inconstitucionales acerca de sus creencias políticas, y luego acusándoles de despreciar al Congreso para rechazar contestar. Otro ejemplo era la conducta de procesamiento penal contra demandados negros en algunos estados del sur desde el 1876 hasta finales de los años 60. Ver también kangaroo court

Extracts from Wikipedia: http://en.wikipedia.org/wiki/Star_Chamber

In modern usage, legal or administrative bodies with strict, arbitrary rulings and secretive proceedings are sometimes called, metaphorically or poetically, star chambers. This is a pejorative term and intended to cast doubt on the legitimacy of the proceedings. The inherent lack of objectivity of any politically motivated charges has led to substantial reforms in English law in most jurisdictions since that time.

The Star Chamber and the US Constitution
The historical abuses of the Star Chamber are considered a primary motivating force behind the protections against compelled self-incrimination embodied in the Fifth Amendment to the United States Constitution.[7] The meaning of “compelled testimony” under the Fifth Amendment—i.e., the conditions under which a defendant is allowed to “take the Fifth”—is thus often interpreted via reference to the inquisitorial methods of the Star Chamber.[8]
———————————————–

Written by rudy2

March 10, 2010 at 04:13

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s