Rudy2's Multilingual Blog

Just another WordPress.com weblog

TESTIMONIO DE LUIGI CARELLI, VICTIMA DE ITALIA

with 3 comments

 Testimonio de Luigi Carelli, víctima de Italia.
 
“Aún más fuerte que el sufrimiento físico y moral que  padezco cada día es el silencio y la indiferencia de las instituciones acerca de mi vida personal,”Luigi Carelli.
 
Traducido  del italiano por Rudy Andria.
 
http://www.myspace.com/luigicarelli ====> Versione originale in lingua italiana.

—————————————————————-
Imágenes de cuerpos extraños en la cabeza de Luigi Carelli. Examen de abril de 2011.
Verificación radiológica hecha por Luigi Carelli,
http://www.associazionevittimearmielettroniche-mentali.org/esamiCarelli.htm
 
 
 
 
Mi nombre es Luigi Carelli, nací en Monza. Tengo poco más de cincuenta años, una mujer joven y bella, un hijo pequeño y una hermosa hija de veintitrés. Puedo decir con orgullo que siempre he trabajado duro y honestamente en mi vida y he llevado una existencia pacífica y digna hasta hace unos pocos años. Yo podría decir que he tenido una vida bastante normal, que, sin embargo, hace mucho tiempo, se ha convertido en una pesadilla y un sufrimiento diario, más allá de los límites de lo soportable.
Por desgracia, para mí y mi familia, la situación se ha convertido en una prueba continua, una fuente de dificultades indecibles, tanto física como mentalmente.
Por eso, me siento obligado, como último recurso a contar a todos mi historia tan triste como paradójica.
Hace más de 10 años, es decir, en el lejano año 1996 , un conocido mío , residente desde hace tiempo en Colombia, me sugirió que yo fuera allí por un período de descanso y distracción. Declaro que en algún momento antes me había separado de mi esposa, asi pués unos dias de ferias como esos sin duda hubieran sido beneficiosos para mi estado de ánimo.
Hay que decir que la persona que me había invitado era una persona bien conocida por las autoridades colombianas y por Interpol por presunto tráfico de drogas con Italia (un hecho desconocido por mí en aquel momento).
En retrospectiva, me imagino que en esa epoca tuvo su teléfono intervenido y por nuestras muchas conversaciones telefónicas antes de mi llegada a Colombia, yo también era objeto de atención de parte de la Autoridad de Policía.
Creo que probablemente, por superficialidad o negligencia, se consideraba mi posible implicación en un tráfico internacional de estupefacientes.
En vista de esto, está claro que la policía estaba esperando con gran expectación mi llegada con la idea de bloquear un narcotraficante, mientras yo, ignorante, yo venia a este país con la “criminal” esperanza de disfrutar unas vacaciones. Por desgracia, dejando la ironía a un lado, la situación empeoró cuando puse los pies en suelo colombiano. De hecho, pocos días después de mi llegada a Cartagena, me llevaron por la fuerza algunas personas que, sin dar ninguna información acerca de las razones de sus actos, me encerraron en un edificio sin identificar, donde fui detenido en contra de mi voluntad por un sin fin de días durante los cuales sufri graves amenazas contra mi persona, humillación, presión psicológica y coacción fisica.
 
Supongo que la opinión pública sabe que estan a los límites de la ley los métodos adoptados por algunos grupos marginales de la policía militar o del gobierno colombiano. No hay que olvidar que este es un país advertido en repetidas ocasiones por las organizaciones internacionales por violaciónes de los derechos humanos. Mi sospecha, así como mi temor es que a veces estas franjas desviadas no son más que el largo brazo “la longa manus” de otros organismos de policia que al parecer operan dentro de las normas, manteniendo en los ojos de la opinión pública una conducta ejemplar.
Orientando una vez más nuestra atención hacia el incidente, no puedo decir con conocimiento claro  si se trataba de dos o tres días, lo único seguro es que me encontré en mi apartamento aturdido, asustado y con recuerdos fragmentados, que pacientemente yo reconstruí.
Está claro que antes de llegar a estas conclusiones, me pregunté firmemente  si había perdido mi mente o si sufría de psicosis o psicopatía. Es por eso que decidi consultar a un especialista para una evaluación de mi capacidad de entender y para comprender lo que yo quería. El resultado fue negativo, yo estaba en plena posesión de mi capacidad intelectual. Así que por poco racional que sea, la hipótesis formulada era la más probable. Una vez en Italia, traté de retomar mi vida “normal” y por suerte, mis problemas desaparecieron.
Después de varios años de altibajos , decidí, por razones sentimentales,  regresar a Colombia y, para ser exacto, volví el 21 de diciembre 2002.
En un principio, no tuve problemas, pero poco después, comenzaron a reaparecer el sufrimiento y las preocupaciones del pasado, con la continua presencia a mi alrededor de los agentes de la DAS que trataron de asustarme y amenazarme. Su intención era desacreditarme e intimidarme, para impedirme la presentación de quejas. Trataron de asustarme y hacerme volar de regreso a Italia, pero mientras tanto había encontrado una compañera en Cartagena y había decidido vivir con ella. Así que tuve una fuerte motivación para permanecer. Traté de obtener justicia, y en particular la protección del gobierno colombiano. Contacté varias veces con la más alta jerarquía de la policía colombiana y los fiscales, a través de denuncias y presentaciones de solicitudes. Pedi más de una vez la intervención de la Embajada de Italia, pero no conseguí nada. Por lo tanto, no teniendo nada seguro y preocupado por la seguridad de mi compañera, me ví obligado a considerar la posibilidad de un retorno a Italia.
Incluso aquí in Italia fui varias veces a distintas instituciones. Me dirigí a la Presidencia del Consejo de Ministros, al Ministerio de Asuntos Exteriores y de Justicia, tuve varios contactos con el “Garante (italiano) de la Vida Privada” (más o menos “defensor del pueblo” en España), pero estoy todavía en la espera que alguien haga algo por mi. Recurrí varias veces a gestos de protesta espectaculares para manifestar mi malestar y mi sufrimiento. Me encadené, por ejemplo, ante el Tribunal Penal de Roma y ante el Quirinale. La situación se volvía grave e insoportable, el acoso sin fin y persistente. Ya no sabía cómo salir de allí. Así que consideré que la única salida posible era presentar una denuncia ante el Tribunal Penal de Roma, con la esperanza de obtener justicia. En 2005 presenté un informe a la Autoridad Judicial, con multitud de detalles apoyados por testimonios. Después de numerosas batallas sumariales que tienden a evitar que se suspendiesen las investigaciones y que el asunto se cerrase, aún me encuentro  víctima de injusticia y aún no creido ni creíble. Y para colmar el vaso, a mis dolores físicos se añade la declaración de los investigadores que me presentan como un ” enfermo mental que requiere tratamiento”. Lastima sin embargo, que nunca nadie se haya tomado la molestia de comprobarlo. Varias veces, por medio de “memorias defensivas y oposiciones al archivado”, manifesté mi plena disponibilidad a someterme, por cuenta mía, a pruebas tanto fisiológicas como psiquiátricas que puedan comprobar la presencia de cuerpos extraños en mi persona, con tal que eso se haga según las normas, en forma de comprobación técnica irrepetible y en presencia de un magistrado.
Tomen nota de que mi solicitud no es extraña, hay un precedente. En efecto, dicha evaluación fue realizada en 2004 por el Tribunal Testamentario de Perugia, tras una denuncia de un recluso, Paolo Dorigo. En resumen, el examen al cual debía someterse ese preso citado  tendía a comprobar la presencia de cuerpos extraños, en particular un microchip, en el conducto auditivo. Por esta razón, insistió que se hiciera un examen por medio de un dispositivo conocido bajo el nombre de sintonizador universal, puesto a disposición de la Policía de los Servicios Postales y de algunos cuarteles de los Carabineros.Desgraciadamente, mis peticiones no fueron atendidas. Así que hoy, todavia afectado por la desesperación, escribo atreviéndome a esperar que alguien pueda escuchar mis quejas y ayudarme a probar la autenticidad de mis declaraciones.
 
 
Luigi Carelli.

Roma, 16.09.2008 .

 
 
Para mayor aclaración al respecto me pueden escribir a mi correo electrónico
 

Written by rudy2

May 10, 2011 at 11:49

3 Responses

Subscribe to comments with RSS.

  1. Si llegara a ser cierto que las armas electromagnèticas descontrolan la mente y la gente desconoce como protegerse, en que queda la seguridad en el sistema financiero (cuentavientes), la seguridad nacional, la seguridad personal, etc, mas cuando estas armas debe ser muy costoso poseerlas.

    anónimo

    September 18, 2012 at 20:26

  2. LAS ARMAS SON ARMAS Y CUMPLEN SU FUNCION, ES EL CASO DE LAS ARMAS PSICOTRONICAS, ELECTROMAGNETICAS O CUALQUIER OTRA QUE FUNCIONE POR MEDIO DE ONDAS DE ENERGIA DIRIGIDA. LAS VOCES O MANICOMIO QUE MEDIANTE SECUESTRO PSICOTRONICO COLOCAN EN LA CABEZA DE LAS VICTIMAS NO SON MAS QUE DISPARATES Y ESTUPIDECES DE PSICOPATAS QUE ENTRE TANTO MATAN CON ENERGIA DIRIGIDA PROVOCANDO DIVERSA SINTOMATOLOGIA EN PUNTOS DELICADOS DE TODO EL CUERPO. LA POSESION DE ESTAS ARMAS HA DE CONSTITUIR DELITO YA QUE SE CONOCEN SUS EFECTOS DE LESA HUMANIDAD. SU PROHIBICION SE HACE IMPRESCINDIBLE LO MISMO QUE TODAS AQUELLAS INSTALACIONES QUE EMITEN ONDAS O SEÑALES DE RADIO DE DOBLE FIN.

    anònimo

    October 3, 2012 at 17:20

  3. ¿Cuantas voces escuchan, de quienes, que acentos tienen, edades aproximadas, permanecen todos los dias o desaparecen y vuelven a aparecer, donde que dicen estar las voces que oyen (sitio o lugar), a quien dicen que pertenecen esos predios, las voces de los psicòpatas quien o quienes dicen que los contrataron para delinquir (agredirlos) con energía dirigida y a su vez describen las actividades de los mismos?
    ¿Cuando empezaron a escuchar las voces, alguien los visitò con antelacion, reciben llamadas? Se sabe que las voces son de enfermos mentales, lo que se busca o pretende es establecer un patron comùn del arma psicotronica (secuestro) para de esta manera poder encontrar la ubicaciòn exacta de la base de operaciones desde donde estos delincuentes cometen estos actos que vulneran las leyes y las constituciones y asì dar curso a las autoridades.

    anònimo

    April 15, 2013 at 21:42


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s